“La punta del Iceberg “ de David Cánovas o Zantedeschia aethiopica (Cala o Lirio de Agua)

Este Tinerfeño de nacimiento  llamado David Cánovas, con carrera en la tele y los cortos, se atreve con una pieza teatral de Antonio Tabares y el resultado en una película rara e intensa que libera tensiones en largos planos cenitales y contrapicados de espacios abiertos para el lucimiento de Maribel Verdú, que dota de magia, credibilidad, belleza e intensidad todo lo que hace y que en esta película se convierte en centro, motor y alma del proyecto, muy bien secundada, para mayor gloria de la trama, por Carmelo Gómez y Fernando Cayo.

Es una película rara e intensa como el nombre científico y la prla_punta_del_iceberg-cartel-6668esencia de esta extraña planta de flor blanca enhiesta y desafiante, siempre como a medio abrir, como la timidez extrema de la mujer que la hizo famosa por los cuadros de Diego Rivera: la gran Frida Kahlo.

Cala

Esta película basada o inspirada (que no entiendo bien del todo la diferencia), en un caso real, debería ser de obligado visionado para que sepamos en qué mundo vivimos sin necesidad de embotarnos mientras comemos viendo el telediario. La violencia no tiene porqué ser explícita, ni siquiera violenta para matarnos, humillarnos y someternos en todos los sentidos, sólo para mantener un remedo de vida supuestamente digna, aunque no sea vida ni mucho menos digna.

El hombre es un lobo para el hombre, ya lo dijo Plauto y aquí queda constancia.

Y Diego Rivera era un gran pintor, pero escondía muchos más secretos. La mayoría no del todo buenos. Que se lo digan a Frida y a cualquier persona que caiga en las redes de los pescadores de almas que faenan en las procelosas aguas del capitalismo exacerbado.

Maribel-Verdú-en-La-punta-del-iceberg-©JulioVergne

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *